martes, 24 de febrero de 2015

Cambios



"El único temor que me gustaría que sintieras frente a un cambio es el de ser incapaz de cambiar con él" (Jorge Bucay) sobre todo porque muchas veces no estamos preparados para vivir el cambio y verlo de forma positiva.

"Nada hay permanente sino el cambio" (Heráclito) o "la vida pertenece a los vivos, y alguien vivo debe estar permanentemente preparado para el cambio." (Goethe)

Tal vez aquel día fue uno de los peores días de mi vida, se puede comparar a un accidente, a la muerte de alguien querido, sin duda fue la llegada de un cambio vital, un golpe que no tuvo ningún preámbulo, eso fue lo peor de todo porque puedes entrar en un sufrimiento crónico por el impacto del que no puedes salir.

Los cambios son algo positivo, y lo mejor de todo, cambiamos con ello y es un reto, pero claro no con una bofetada, el modo de hacerlo es importante, y como seres humanos sabemos que nada es permanente.

Mucho ha sido lo que se ha escrito sobre ésto, sobre todo en Gestión de equipos de trabajo, en el cómo comunicar los cambios que nos hablan autores como Ferrán Ramón Cortés, pensar en que para comunicar un cambio hay que pensar en "nosotros" y no en el "Yo", es una cuestión de saber enfocarlo para que sea aceptado y no sea traumático.  En un artículo que hablaba sobre la gestión de equipos "El entrenador de baloncesto" podemos ver que atender a los motivos personales es bueno para la gestión de equipos, es decir, con aquel cambio vamos a crecer todos, será para mejorar el colectivo y si lo llevamos a las relaciones humanas, podemos decir que cuando queremos comunicar un cambio a alguien debemos implicarnos en lo que pueda sentir el que lo está recibiendo, si tenemos en cuenta solamente nuestra decisión e intereses, solamente conseguiremos actuar con crueldad.

Cuando surge el cambio, tenemos que pensar siempre que el cambio empieza por nosotros mismos, tenemos que tener desarrollada la autocrítica, no caer en ser demasiado críticos con los otros y no saber dónde están nuestros errores. Además es básico tener capacidad para buscar soluciones y siempre pensar ¿qué tengo que hacer para mejorar la situación?, tenemos que evitar la amenaza al cambio, que sea el equipo quien tome las decisiones, saber celebrar los éxitos, explicar el cambio y ser lo suficiente transparente. Llevándolo de nuevo a las relaciones humanas, no estar juzgando continuamente al otro, tratar de buscar soluciones y no culpar.

Para finalizar, quería hablar que para saber gestionar: saber reaccionar ante los cambios(1) aprovechar lo nuevo (2) que el contexto sea flexible (3) fomentar la cultura de la tarea  de la que nos habla Charles Hardy (4) pensar en qué tengo que cambiar (5) y el cambio real y el cambio efectivo (6) si lo llevamos a la vida real podemos decir que el ser humano debe estar siempre preparado al cambio, abrirse a las novedades, realizar nuevas tareas y que el pasado nos sirva de aprendizaje para mejorar el presente, tal vez con ello haremos más efectivo ese cambio que tanto preocupa al ser humano.


¿Cómo hacer una tesis?




1. Partiendo de la idea que tienes conjugar el futuro para alcanzar objetivos, no podemos obviar el tiempo que tenemos, nuestro trabajo que en la mayoría de los casos tendrás que combinar y por tanto es fundamental marcarte un organigrama para que puedas rentabilizar el tiempo. No debemos olvidar que si nuestro trabajo está relacionado con la tesis, mejor que mejor.

2. Es fundamental tener una metodología de trabajo, y lo mejor es dar nombres a aquello que tenemos que realizar para conseguir nuestro objetivo:

a) Teoría (lecturas que nos llevarán a desarrollar nuestro trabajo, es importante realizar una guía de lectura y establecer tiempos)
b) Práctica ( Es importante dedicar un tiempo a diseñar encuestas o trabajos de campo que poder desarrollar en nuestro trabajo)
c) Bibliografía (Es fundamental que tengamos un espacio reservado a la búsqueda de materiales.
e) Redacción

Por último, es fundamental siempre ser consciente de ¿cuál es tu objetivo?  y ¿dónde quieres llegar?