viernes, 22 de octubre de 2010

Barcelona, ciudad infinita

Fundación Miró de Barcelona (Foto de Alfonso Hernández)

Arquitectura: Ciclo Pensar en la Ciudad: oportunidades y desafíos. La transformación urbana de Barcelona, ciudad olímpica y postolímpica.

Carles Campanyà (Grup Arquitectura Barcelona)

jueves, 21 de octubre de 2010

Agua bendita, bendita agua


Conferencia
Agua bendita, bendita agua.
Damián Onses Cardona (Director del centro de información de las Naciones Unidad para Colombia, Ecuador y Venezuela)/ Demetrios Christofidis (CDS-UNB)
Lugar: Instituto Cervantes de Brasilia

Hablando con Damián Onses
Reflexionar y sentir que el agua es necesaria es un ejercicio que debemos hacer todos los días, tenemos que valorar el agua como un recurso básico indispensable, para ello no debemos de olvidarnos de la importancia de la calidad del agua para lograr aquellos objetivos que perseguimos en este milenio.

La situación del acceso básico, concienciarnos que el agua es limitada. Tenemos que proponer soluciones a la calidad del agua, ¿Qué podemos hacer? Prevenir la contaminación, tratar el agua contaminada y restaurar los ecosistemas “la restauración ecológica”.

Tenemos que pensar que el agua es un derecho humano. Además tenemos que crear programas de concienciación, educación para el aprovechamiento del agua. UNOAGUA es uno de los programas que existen.

En definitiva, no es solamente pensar sino hacer las cosas bien, un ejemplo es La Alhambra de Granada, un sistema hidráulico para disfrutar de la belleza y el sonido del agua. Los árabes también revolucionaron la agricultura con sus sistemas de riego, las acequias por ejemplo, lo dejamos aquí, sin olvidarnos que el secreto está también en escuchar lo que nos dicen culturas milenarias.

Hablando con Demetrios Christofidis

Partimos de la idea de que en Brasil tienen lugar el 12 % de las precipitaciones del mundo, hemos realizado algunos estudios de la permanencia del agua y podemos observar que en la Amazonia permanece el 46%, la cifra para todo Brasil es de 37%. Desde la Amazonia hasta Paraguay hay 27 estados diferentes, lo que nos hace partícipes de una gran diversidad.

El espacio donde iba a estar la capital de Brasil fue muy debatido, se eligió el cerrado por estar en el centro y no tener ningún río contaminado, lo que no previnieron fue que la población crecería y que no íbamos a tener suficiente agua para todos, estamos bajo los 1000 litros de reserva en muchas ocasiones.

Con respecto al tratamiento del agua, hicimos un proyecto en río mosquito, Minas Gerais,
fueron más de diez comunidades en las que se creó la conciencia de no contaminar el agua y conseguimos que tuviesen de nuevo agua en el municipio y evitar las enfermedades.

Como conclusiones, comentar que no se puede perder agua y que tenemos que tratar el agua contaminada. Debemos concienciarnos de la cantidad y la calidad del agua, por último reflexionar sobre el valor de todo lo que tenemos en agua ¿cuánto vale tu camiseta en agua?